Cascadas y Molinos de Oneta (Villayón)

Nombre de la ruta: Cascadas y Molinos de Oneta (Villayón)

Comunidad Autónoma: Asturias
Provincia: 
Asturias
Zona: 
Parque Histórico del Navia
Población: 
Oneta
Municipio: 
Villayón
Tipo de recorrido:
 Ida y vuelta.

Recorrido: 2 km (ida); 1 km. hasta alcanzar la primera cascada, La Firbia y otro kilómetro más siguiendo aguas abajo el río Oneta, junto a los antiguos molinos maquileros, hasta alcanzar la segunda cascada, conocida como Ulloa. Quedaría un pequeño salto de agua aguas abajo conocido como Maseirúa pero este aún no se recomienda su visita al estar bastante inaccesible por no existir un sendero bien marcado y limpio ya que suele estar cubierto de abundante vegetación.
Desnivel: 150 m (bajada), otros tantos de vuelta.
Tiempo: 1 hora (ida), a ritmo tranquilo que nos permitirá contemplar la flora, fauna y paisaje del entorno.
Dificultad: Baja (Nivel 1)
Señalización: Si.
Época recomendada: Todo el año, apta para ir con niños mayores de 7 años, aunque debemos extremar precauciones en la bajada a la segunda cascada a partir del segundo molino ya que el sendero es algo más empinado, tortuoso y estrecho y el terreno es resbaladizo a consecuencia de la humedad.
Sendero homologado: Si, SL AS-5 “Cascada de Oneta”

Fuente de agua natural: Si, en el pueblo de Oneta.

Cartografía:  I.G.N. hoja 26-II Navaral, escala 1:25.000.

Observaciones: Declaradas Monumento Natural en el 2002 En el mismo Oneta frente al inicio de la ruta hay una oficina de información de turismo, donde te pueden informar de esta ruta y otros sitios de interés para visitar pertenecientes al Parque Histórico del Navia. El horario es de Miércoles a Domingo de 11 h. a 19h.

Descripción de la ruta:

Las Cascadas de Oneta son un grupo de tres cascadas conocidas como La Firbia, Ulloa y Maiserúa; estas se encuentran ubicadas en las proximidades del pueblo de Oneta, en el concejo de Villayón y fueron declaradas Monumento Natural por el Principado de Asturias en el 2002.

Oneta, Villayón, Asturias

Oneta, Villayón, Asturias

A esta localidad se accede a través de la AS-25 que une Navia con Villayón, desde esta última localidad debemos continuar por otra carretera local que nos indica hacia Oneta, la AS-36 que une Villayón con Luarca, hasta el km 4.

La primera de ellas se llega muy fácilmente en apenas 30′ tras salir del mismo pueblo a la altura del Albergue por un camino-pista (aquí este tipo de caminos se conoce con el nombre de caleya), bien ancho que en terreno más o menos llano atraviesa prados de siega y frutales, rodeados de montes cubiertos de castaños, robles y laureles y cultivos forestales dispersos constituidos por eucalipto y pino americano.

Señal ruta Cascada de Oneta

Señal ruta Cascada de Oneta

Poste indicador ruta Cascada de Oneta

Poste indicador ruta Cascada de Oneta

Panera típica en Oneta, Villayón, Asturias

Panera típica en Oneta, Villayón, Asturias

Panel Informativo Monumento Natural Cascada de Oneta

Panel Informativo Monumento Natural Cascada de Oneta

Panel Indicativo ruta Cascada de Oneta

Panel Indicativo ruta Cascada de Oneta

Tras dejar el cementerio a la derecha nos topamos con el todavía pequeño riachuelo Oneta que un zig-zag aparece encajonado en la dura piedra cuarcita, y que proximo las ruinas de un molino asoma ya la cabecera de la primera cascada, La Firbia. Aunque aún no podemos acceder visualmente a ella, intuimos que puede ser ella porque oímos como se precipita el agua súbitamente al vacío y golpea la dura piedra que está al fondo.

Desde aquí el camino-pista deja de estar tendido de forma casi llana para iniciar un corto y moderado descenso, que en zig-zag nos conducirá atravesando un pequeño rodal de castaños hasta alcanzar de nuevo el río Oneta. Allí nos acercaremos con cuidado a mano izquierda aguas arriba en unos 100 m por un estrecho sendero entre piedras que nos llevará hasta la base de la primera cascada, La Firbia con sus casi 18 m de altura de caída casi vertical. La cascada podría parecernos a priori no demasiado alta, pero el entorno en dónde se ubica es como los marcos a una pintura, sobresaltan la obra final de forma espectacular, y es que sin lugar a dudas el cuadro es encantador. Allí podemos no solo contemplar el salto de agua, sino también oír como “espalma” (rompe) la cola de la cascada contra las duras rocas granitas y pizarrosas que conforman el terreno, para luego ya sin fuerzas rendirse a sus pies en una poza de aguas remansadas y cristalinas, todo ello además rodeado de alisos o umeros, fresnos, castaños laureles o lloreos, así como musgos y helechos como el helecho real o entexil (Osmunda regalis), entre tantas otras especies. A través de las hojas los árboles de variadas tonalidades verdosas en primavera y verano, o amarillos y ocres en otoños se filtra la luz del sol; si nos fijamos atentamente, esto nos produce una sensación de tranquilidad y sosiego, ya solo nos faltaría imaginarnos la presencia de una Xana (personaje mitológico de la cultura asturiana), la cual nos podría susurrar alguna canción al oído mientras disfrutamos de la compañía de los otros habitantes del bosque de ribera de aguas limpias, aunque cada vez es más difícil debido a la afluencia de numeroso público, como del mirlo acuático, lavandera boyera o incluso la esquiva nutria…aunque esta última nos tengamos que conformar muchas veces con saber que merodea por la zona por sus huellas o excrementos que podemos encontrar a lo largo del sendero junto al río.

Cascadas de Oneta, La Firbia

Cascadas de Oneta, La Firbia

Cascadas de Oneta, La Firbia

Cascadas de Oneta, La Firbia

Panel Informativo Cascada de Oneta

Panel Informativo Cascada de Oneta

Si regresamos de nuevo hasta el punto donde entronca el camino que descendimos con el margen del río Oneta, nos encontramos con un molino de rodezno popular restaurado conocido como Molín d’abaxo. En él podemos apreciar al completo todas las piezas que eran necesarias para transformar la energía cinética del agua que era canalizada hasta el rodezno en energía potencial que permitiría mover, a través de una serie de piezas sabiamente engranadas entre sí, una piedra molendera o mola con la cual se podría moler el grano.

Molín d'Abaxo, Cascadas de Oneta, Villayón

Molín d’Abaxo, Cascadas de Oneta, Villayón

Piezas, tolva y piedra molendera del Molín d'Abaxo, Cascadas de Oneta, Villayón

Piezas, tolva y piedra molendera del Molín d’Abaxo, Cascadas de Oneta, Villayón

Rodezno, Molín d'Abaxo, Cascadas de Oneta, Villayón

Rodezno, Molín d’Abaxo, Cascadas de Oneta, Villayón

Panel informativo Molín d'Abaxo, Cascadas de Oneta, Villayón

Panel informativo Molín d’Abaxo, Cascadas de Oneta, Villayón

Después de contemplar esta joya de la arquitectura civil o popular, seguimos aguas abajo del río Oneta siguiendo el antiguo canal que parte del mismo Molín d’Abaxo por el que no solo se recogía agua para dar servicio a este molino sino también a otros que existían a lo largo del curso del río. Siguiendo el sendero, ahora encajonado en lo que fuera el antiguo cauce del agua que circulaba por esta ingeniosa construcción de piedra sabiamente tallada, donde incluso aún se conservan las tajaderas (huecos donde se asentaban pequeñas compuertas con las cuales se podía regular el caudal del agua, es decir, regular el paso del agua de un molino a otro), nos acercará en suave descenso hasta otro molino de rodezno recientemente restaurado de las mismas características que el anterior. Desde aquí, el sendero inicia un corto pero moderado descenso por un tramo entre piedras algo más dificultoso que con la primera cascada hasta que alcanzamos la segunda cascada, Ulloa, en apenas otros 20′-30′ más. Esta cascada es algo más pequeña y suele estar divida en dos chorros con caída inclinada lo cual para nada le roba ningún encanto que desmerezca su absorta contemplación.

Canal de agua entre molinos de rodezno empleada ahora como senda entre La Firbia y Ulloa, Cascadas de Oneta 2

Canal de agua entre molinos de rodezno empleada ahora como senda entre La Firbia y Ulloa, Cascadas de Oneta 2

Canal de agua entre molinos de rodezno empleada ahora como senda entre La Firbia y Ulloa, Cascadas de Oneta

Canal de agua entre molinos de rodezno empleada ahora como senda entre La Firbia y Ulloa, Cascadas de Oneta

Salto de agua río Oneta, Villayón

Salto de agua río Oneta, Villayón

Molín de Ulloa, Cascadas de Oneta, Villayón

Molín de Ulloa, Cascadas de Oneta, Villayón

Interior Molin d'Ulloa, Cascadas de Oneta, Villayón

Interior Molin d’Ulloa, Cascadas de Oneta, Villayón

Cascadas de Oneta, Ulloa

Cascadas de Oneta, Ulloa

Una vez bien aprovechada la visita a este bellísimo entorno retomamos el camino de regreso por el mismo sendero hasta el pueblo de Oneta.

¿Dónde te recomendamos comer y/o alojarte por la zona?:

Hotel Rural Suquín, Somorto, Navia

Hotel Rural Suquín, Somorto, Navia

Habitación Hotel Rural Casa Suquín, Somorto, Navia

Habitación Hotel Rural Casa Suquín, Somorto, Navia

Hotel Rural Suquin-Casa Rural Casa de Aurora, Somorto-Navia

La calidez de las casonas rurales del occidente asturiano con una esmerada y cuidadosa atención personalizada.

http://www.hotelruralsuquin.es/

Hotel Rural-Restaurante El Torneiro, Villayón

Hotel Rural-Restaurante El Torneiro, Villayón

Hotel Rural-Restaurante El Torneiro, Villayón

Comida tradicional y cálida atención en el occidente asturiano.

http://www.eltorneiro.es/