Camino Medieval a Banduxu/Bandujo (Proaza)

Nombre de la ruta: La Foz de Valmauru. Camino Medieval a Banduxu/Bandujo

Comunidad Autónoma: Asturias
Provincia: 
Asturias
Zona: 
Valles del Oso
Población: 
Banduxu/Bandujo
Municipio: 
Proaza
Tipo de recorrido:
 ida-vuelta (circular)

Recorrido: 6(9) km
Desnivel: 330(420) m.
Tiempo: 3 (4-5) horas a ritmo tranquilo que nos permitirá contemplar la flora, fauna y paisaje del entorno.
Dificultad: Baja (Nivel 2)
Señalización: No
Época recomendada: primavera, verano y otoño. En invierno y tiempo húmedo extremar las precauciones en el descenso al ser la mayor parte del camino una calzada medieval hecha en piedra ya que se puede resbalar fácilmente.

Sendero homologado: No

Fuente de agua natural: Si en Banduxu/Bandujo

Cartografía: IGN, hoja 52-III Santianes, escala 1:25.000.

Observaciones: 

En Banduxu/Bandujo destacar la visita al entorno arquitectónico medieval rural, del cual sobresale la torre circular llamada Torre de Tuñón o de Bandujo, una las torres de la baja Edad Media mejor conservadas de Asturias. Baduxu fue declarado como Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Conjunto Histórico el 29 de octubre del 2009.

Desde Banduxu/Bandujo existen distintas posibilidades para continuar hacia las cumbres de las Sierras de Peña Gradura y Marabiu.

Entre paréntesis se han indicado otras distancias/desnivel a superar si se deseamos prolongar un poco más la caminata o incluso intentar hacer una vuelta circular; para ello deberíamos continuar hacia el sur desde el pueblo por el barrio de La Molina tomando un camino-pista forestal que entre carbayos y castaños asciende en unos 2 km aprox. hasta alcanzar un alto conocido como Altu’l Carbayéu del Rei, desde el cual se pueden contemplar otras hermosas vistas espectaculares no sólo de Banduxu, sino de los valles y sierras que lo arropan. Antes incluso se podía realizar una ruta circular descendiendo desde este hermoso alto por la misma pista forestal que en pronunciada pendiente y en zig-zag desciende hasta el valle por la zona conocida como Olid/Oliz hasta entroncar con la antigua caja del tren minero, hoy actual “Senda del Oso”, desde la cual se puede regresar hasta nuestro punto de inicio. Si realizamos esta opción debemos de tener en cuenta que los últimos 60-80 m aprox. de camino entre la pista por la cual descendemos y el entronque con la senda, se encuentran actualmente cortados de forma injustificada cuando en este punto se decidió hace unos años entre el Consorcio para la Gestión de los Residuos y el Gobierno del Principado de Asturias, decidieron instalar un Punto limpio justo en este emplazamiento, por lo que ahora debemos intentar rodear esta instalación que se encuentra vallada atravesando maleza y superar un pequeño talud de casi 3 m de alto. Desde aquí pedimos públicamente a los responsables que arreglen esta situación y recuperen la conexión natural de este camino con la carretera. Una vez superado este obstáculo saldremos a la carretera AS-228, desde la cual debemos caminar a nuestra izquierda, unos 200 m aprox. hasta conectar con la Senda del Oso. Entonces ya solo nos queda recorrer apenas 1,5 km más hasta el paso sobre el río Teberga que tomamos al inicio de la excursión.

Descripción de la ruta:

Desde que el sol alcanza el solsticio de invierno, la luz va ganando día tras día instantes a la noche. Pero en la Foz de Valmauru, en el concejo de Proaza, hay rincones donde la luz nunca llegará, permaneciendo en una oscuridad discreta y, a la par, enigmática. Por el murmullo que emite el agua al caer por la foz en infinidad de pozas y saltos, parece reproducir los extraños ecos de seres tan mágicos como “les xanes”, evocando al que camina Valmauru los innumerables secretos de un misterio ancestral.

El acceso a este enclave se inicia en un tramo de la “Senda del Oso”, al cual se llega una vez que sobrepasamos la población proazana de Caranga d’Abaxu y nos dirigimos en dirección a La Plaza (Teberga) por la carretera AS-228 hasta alcanzar el punto km 20,9 aprox. Allí, junto al margen derecho de la carretera, existe un claro en la misma que es utilizado frecuentemente como parada de autobús, junto a la señal vertical indicadora de las distancias en carretera hacia San Martín de Teverga y el Puerto Ventana, aquí dejaremos aparcado nuestro vehículo.

Comenzamos a caminar con cuidado por la carretera unos 110 m aprox. más adelante, hasta la altura de la parada del autobús situada en el sentido contrario de la circulación de los vehículos (punto km 21,05), allí se presenta a nuestra derecha una pequeña bajada hacia el río Teberga, el cual se cruza a través de un pequeño puente de hormigón, y desde allí se enlaza con la “Senda del Oso”. Continuamos caminando unos escasos 50 metros a nuestra derecha por esta senda, y a nuestra izquierda aparece un pequeño sendero que se encuentra señalizado con un pequeño cartel indicador que pone “Bandujo Pueblo Medieval”, es el viejo Camino (medieval) de La Molina o Banduxu/Bandujo.

Así que tomamos el primer tramo de este camino que sale perpendicular a la mencionada senda. Y en este mismo lugar es donde el arroyo que ha horadado la Foz de Valmauru vierte sus aguas al río Teberga de forma tranquila y en silencio, como si estuviera agotado, sin fuerzas, después de los imnumerables impactos y golpes contra la piedra que hay a lo largo de la estrechura, un raullargu/rabilargo (Aegithatus caudatus) vuela libre por el Valle del Oso.

P5061057

P5061058

Río Teberga

Tesoros de Valmauru

Ya en los primeros pasos por la foz podemos comprobar la gran variedad de especies de árboles presentes en ella, como l’ablanal/avellano (Corylus avellana), l’umeru/aliso (Alnus glutinosa), algunos de impresionante porte, la llamera (Ulmus glabra), la xangonera o escuernacabres/arraclán (Frangula dodonei) o’l borrachinal o albadera/madroño (Arbutus unedo) planta propia de zonas de vegetación mediterránea y que en los Valles del Oso crece de forma casi monoespecífica en los suelos de naturaleza silícea o acompañando a los rebollos y junto con la ancina, alcéu, polliscu o ardina (Quercus ilex) en los suelos calizos ya próximos a las cumbres de la Sierra de Gradura. En ambos casos el borrachinal encuentra en estos valles un refugio microclimático como elemento de flora lauroide residual que dominó Asturias en el Terciario. Pero son el carbayu/carballo (Quercus robur) y después la castañal (Castanea sativa) las que se encuentran en mayor número en las zonas más humedas junto al arroyo y flanqueando el camino. También podemos encontrar una infinidad de plantas como la carquexa/carquesa (Pterospartum tridentatum), uz moural (Erica australis subsp. aragonensis) brecina (Calluna vulgaris), pitallón/eléboro (Helleborus foetidus), la linaria elegante (Linaria elegans) o la llingua de güe/lengua de ciervo (Phyllitis scolopendrium).

P5060950

P5060947

Borrachinal o albadera (Arbutus unedo)

P5061052

P5061053

Carquexia (Pterospartum tridentatum)

P5060965

P5060961

Linaria elegans

Cabe a tener muy en cuenta el hallazgo en esta ruta llenas de tesoros dos elementos de la flora subatlántica que en Asturias hasta la fecha no habían sido mencionados: por una parte la lloral, lloru/palo de loro (Prunus lusitanica subsp. lusitanica), que crece en la más absoluta intimidad arcana. La lloral es una especie abórea relíctica propia de una vegetación termófila que antaño dominó Asturias, escasamente documentada en este territorio; es propia de climas suaves subatlánticos, de transición entre la flora atlántica-centroeuropea de las regiones eurosiberianas y de las regiones mediterráneas. Tiene por lo general afinidad edáfica silicícola y destaca por el color verde-oliva oscuro de sus hojas planoperennifolias, de margen aserrado y con el peciolo y ramas jóvenes de color rojizo.

P5060913

P5060924

Lloral, lloru o  palo de loro  (Prunus lusitanica subsp. lusitanica)

Por otra parte y en una situación más visible por los requerimientos edafoclimáticos puede dejarse ver sobre todo en plena floración el rarísimo carpizu machu/jara macho (Cistus populifolius), arbusto de flores blancas aromáticas solitarias o en cimas de hasta 1,5 m de altura de tallos rojizos,  hojas grandes y rugosas, acorazonadas.

 P5061041

P5060860

P5061047

Carpizu machu o jara macho, jara chopo  (Cistus populifolius)

Pero los farallones de piedra de la foz nos siguen seduciendo de forma irrefrenable en nuestro continuo ascenso por la misma. Primeramente la arenisca ferruginosa de la formación Naranco tiñe de un extraño color los suelos donde la increible verticalidad de la roca se eleva de tal manera que nada más la supera en espectacular lo juntas que llegan a estar las peñas una frente a la otra, oprimiendo la atmosfera que queda entre ambas de forma sobrecogedora. Por este motivo hay tramos en los que el camíno tuvo que robar espacio a la roca para no caer en el abismo donde el agua salta al vació de tal forma que se nos pudiera poner la carne de gallina. En esta ocasión es la dura piedra cuarcítica de la formación Barrios la que crea una naturaleza sin igual, con rincones innacesibles donde un llavaculos/mirlo acuático (Cinclus cinclus) visita saltando de piedra en piedra mentando que la llondra/nutria (Lutra lutra) como sus deyecciones ponen de manifiesto una febril actividad:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

P5060873

P5060870

P5060869

P5060875

P5060892

P5060878

P5060876

P5060879

P5060888

La Covanera, la zona más estrecha a su paso por la Foz de Valmauru.

P5061035

La Covanera, la zona más estrecha a su paso por la Foz de Valmauru.

P5060890

P5060891

P5061027

P5060908

P5060895

AGUA Y VIDA EN LA FOZ DE VALMAURU

P5060905

P5060906

Saxifraga spathularis, planta rupícola e higrófila propia de taludes rezumantes silicícolas.

El camino llega por fin a la zona conocida como La Gualta, dónde aparece un viejo puente de madera de viejos troncos cubiertos por hojarasca y musgo, medio podridos (es el puente de Los Pontiquinos), donde se cruza al otro lado del arroyo de Valmauru o Banduxu, subiendo por un tramo de camino empedrado bastante empinado y flanqueado por viejos carbayos y castaños. Seguimos ascendiendo en zig-zag, mientras que poco a poco la foz se va abriendo entre innumerables saltos de agua como en La Molina y La Pousa, donde se encuentran los saltos más espectaculares tales como el Remexón de Villaflor, de unos 12 m de altura.

P5060934

P5060941

P5060938

P5060944

La Molina, viejo molino en ruinas

P5061025

Caboxu de carbayu

P5060946

Caboxu de castañal

P5060970

P5060953

P5060967

La Pousa

P5060959

P5060957

P5060955

Arandanal (Vaccinium myrtillus)

P5060973

EL REMEXÓN DE VILLAFLOR (I)

P5060977

EL REMEXÓN DE VILLAFLOR (II)

Remexón de Villaflor en La Pousa

De entre el bosque que flanquea el camino y el arroyo destacan las epecies del género Quercus con la hoja del verano anterior todavía persistente, fenomeno que en botánica se conoce como “marcescencia”. Estos indivíduos pertenecientes a varias especies reciben por estos concejos el nombre genérico de polliscu, que es también, curiosamente, el nombre con el que se distinguen dos subespecies próximas como l’ardina o ancina (Quercus ilex subsp. ilex) y l’alcéu, polliscu o ancina villana (Q. ilex subsp. ballota), este último presente de forma localmente abundante en zonas de crestería por encima de la población de Banduxu, en la Sierra de Gradura.

A medida que ganamos altura, las casas de Banduxu empiezan a vislumbrarse ante nuestra mirada. A esta altura el barro del camino es un lío de huellas de corcíos/corzos (Capreolus capreolus), algo que siempre nos alegra encontrar. Mientras por el cielo, el cuervu (Corvus corax), el ferré polomberu/halcón peregrino (Falco peregrinus) y la utre/buitre leonado (Gyps fulvus), hacen también notoria su presencia, esta última con sonidos característicos que nos indica que ha encontrado posible alimento.

P5060980

P5060981

P5060983

P5060987

P5060985

Canil de busgosu o clandesinas (Lathraea clandestina), planta hemiparásita de raices de salgueros y umeros

P5061018

Una planta megaforbica propia de las zonas de ribera Adenostyles alliariae subsp. pyrenaica

P5060979

P5060994

Acercándonos a Banduxu/Bandujo al Barrio del Palacio por el Camino de La Molina, al fondo la Sierra de Gradura

El camino finalmente llega al pueblo de Banduxu, donde la muy vieja Torre circular de Tuñón, nos evoca tiempos medievales, y nos invita el lugar a descansar, disfrutando del entorno, las vistas hacia la Sierra de Peña Gradura y hacia la Foz de Valmauru, donde al fondo preside la Sierra del Aramo y su cumbre El Gamoniteiru y a la derecha podemos apreciar el Picu Gurrión. Después de un pequeño almuerzo emprendemos el regreso por el mismo camino, tiempo que en total invertiremos en unas tres horas.

P5061002

P5061003

P5061005

Banduxu

P5061011

P5061014

El Gamoniteiru

P5060998

P5060997

Traducción al castellano y reedición de esta ruta publicada en el suplemento semanal La Nueva Quintana del periódico La Nueva España, el 8 de marzo de 2005 por Bertu Ordiales y Guillermo César Ruiz.

4 respuestas a Camino Medieval a Banduxu/Bandujo (Proaza)

  1. Interesante y recomendable resumen de esta ruta realizada en BTT en descenso desde Banduxu que nos ofrece los “BTT Raposos” en su vídeo:

  2. I blog quitge often and I genuinely thank youu for your information. This article has really peaked my interest.
    I will take a note off your blog and keep checking for new
    information about once per week. I subscribed tto your
    RSS feed too.

  3. Very thanks for your comment.

  4. SI queréis conocer un poco el pueblo de Banduxu, su paisaje y su paisanaje, la TPA emitió un programa que espero os guste 😉

    http://www.rtpa.es/video:PUEBLOS_551415667585.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s