Garganta de Gualtaminos

Garganta de Gualtaminos.

La Chorrera o Cascada del Diablo.

Villanueva de la Vera. La Vera (Cáceres)

Comunidad Autónoma: Extremadura
Provincia: 
Cáceres
Zona: 
La Vera. Garganta de Gualtaminos. La Chorrera o Cascada del Diablo.
Población: 
Villanueva de la Vera
Municipio: 
Villanueva de la Vera
Tipo de recorrido:
 lazo

Recorrido: 3,5 km
Desnivel: 125 m.
Tiempo: 1,5-2 horas a ritmo tranquilo que nos permitirá contemplar la flora, fauna y paisaje del entorno.
Dificultad: Baja (Nivel 2)
Señalización: Señalizada, marca azul y blanca
Época recomendada: primavera y otoño.
Sendero homologado: No

Fuente de agua natural: No

Cartografía: IGN, hoja , escala 1:25.000.

Descripción de la ruta:

La Garganta de Gualtaminos, es un valle fluvial escarpado y encajado entre los municipios de Villanueva de la Vera y Madrigal de la Vera, horadado por el río Gualtaminos que se abre una vez pasado el maravilloso paraje conocido como La Chorrera (cascada) del Diablo, separando de este modo los escarpados montes al sur de la Sierra de Gredos de las suaves penillanuras del Campo de Arañuelo y las vegas del Valle del Tietar.

Este delicioso paseo comienza junto a una poza en el río que constituye la piscina natural de Gualtalminos, en la margen derecha del rió, tomando al principio un camino hormigonado en dirección noreste, justo cuando el camino se empina hacia arriba nos desviaremos hacia una senda a la derecha que también asciende próximo a la garganta, frente a la urbanización de Las Solanas, y es allí donde empezaremos a sentir el murmullo de los pequeños pero continuos saltos de agua  que se precipitan sobre unas cuantas pozas que son escogidas por las gentes del pueblo y veraneantes durante el verano para refrescarse. A ellas nos podremos acercar con precaución saliendo de esta senda: la primera de ellas es conocida como Moro Seco, El Librito, Moro Hondo y Las Brujas, esta última se ve alimentada por un pequeño y bonito salto de agua que se convierte en una bonita cascada en época de lluvias Seco. En todo este recorrido nos veremos gratamente recompensados por aromas propios de las esencias naturales que emanan de la variada flora mediterránea: jaras, bosquetes de enebros de miera, etc.

Y así llegamos hasta la altura de un puentecillo que cruza hacia nuestra derecha la garganta hacia la urbanización de La Solana y merendero de Espinosa. A nuestra izquierda hay una residencia de ancianos, y siguiendo la señalización azul y blanca nos indica que a nuestra izquierda descendemos hacia Villanueva de la Vera por la zona llamada La Corona. Sin embargo, nosotros hemos decidido obviar estas indicaciones y cruzaremos dicho puente para dirigirnos hacia la urbanización. Antes de tomar el camino a la derecha hacia la urbanización podemos acercarnos hasta el merendero de Espinosa donde tendremos la oportunidad de ver el charco del Campesino.
Volvemos nuevamente al camino que habíamos dejado de lado y que lleva a la urbanización. Una vez dentro de la urbanización, nos desviaremos un poco por la calle que sale a la derecha que nos lleva a otro acceso al charco del Librito. Volvemos a desandar de nuevo para tomar la calle de la urbanización hasta llegar a una plazoleta que cruzaremos para seguir descendiendo hasta un puentecillo que cruzaremos la carretera y nos deja justo junto a poza donde iniciamos este recorrido.
Ahora visitaremos La Chorrera o Cascada del Diablo. Para ello desde este mismo punto saldremos hacia la carretera EX-203, cruzaremos la misma con precaución y tomaremos dirección hacia el pueblo de Villanueva de la Vera; a unos 60 m aprox., después de superar una finca con un restaurante (hoy cerrado), surge a nuestra izquierda un camino-pista sobre el que aparece debidamente señalizado un cartel indicativo para visitar este bellísimo paraje natural que os vamos a narrar y que se encuentra a poco más de 150 m.
Llegamos a las proximidades del lugar acompañados nuevamente con el ruido del agua que rompe su silencio por el suave discurrir de la misma entre los desniveles existentes entre las rocas graníticas que forma la cuenca fluvial. En este punto se encuentra debidamente acondicionado un mirador con el camino empedrado que va siguiendo desde la parte alta de La Chorrera  hasta la parte media de la misma, salvando los distintos desniveles existentes por escaleras empedradas. Toda la zona se encuentra debidamente protegida con balaustradas de madera. El último salto de agua no es por ahora accesible fácilmente para el público en general ya que se encuentra obstaculizado por la abundante vegetación existente y sobre todo por lo abrupto y vertical del terreno que lo hace sumamente peligroso. Debemos contemplar la vegetación mediterránea del alrededor, encontraremos, abundante jara pringosa, enebros de miera, madroños, y durillos, así como árboles de ribera como el fresno de hoja estrecha.
De vuelta es muy recomendable acercarnos al pueblo y visitar su casco histórico, donde también podemos aprovechar para hacer algunas compras de productos autóctonos de la tierra como es el afamado “pimentón de La Vera” los riquísimos quesos frescos hechos con pura leche de cabra o los dulces artesanos de membrillo…uuummm todo un manjar delicioso para nuestro paladar.