Parque Nacional D’Aigüestortes y Estany de San Maurici

P. N. DE AIGÜESTORTES-CARROS DE FOC 2009 (Ber, José y Guille)

Mapa Carros de Foc

Mapa situación recorrido Carros de Foc

Perfil de la travesíaPerfíl de la travesía

Etapa de aproximación:

Nos fuimos dirección Boi con una parada previa obligatoria en Sant Climent de Taull, la más famosa de las iglesias románicas de la zona. Nos alojamos en el complejo turístico Boi-Taull Resort, concretamente en los Apartamentos La Solana. Se trataba de un duplex ideal para pasar unos días tranquilitos en el monte. Como no era ese nuestro plan, dejamos preparadas las mochilas y a descansar.

Sant Climent de Taull, Boi

Iglesia románica de Sant Climent de Taull, Boi

1ª Etapa: Refugio D’Estany Llong-Refugio de Colomina. 11 de Julio de 2009

¡¡¡ LA AVENTURA COMIENZA !!!. A las 7:00 ya estábamos en pie (adelantándonos incluso a nuestro amigo el abogado, que nos acompañaría todo el viaje) con los nervios a flor de piel y unas ganas de empezar a caminar que nos desbordaban. A las 8:00, un buen desayuno buffett en el hotel del complejo turístico y a Boí, donde nos esperaba el taxi 4×4 que nos acercaría al Parque Nacional. Dejamos los coches en el parking y tuvimos suerte, ya que conseguimos coger el primer taxi (9:00) que nos dejaría en la entrada del parque media hora después. ¡¡ A caminar !!.

9:30 -Planell de Aigüertortes (1.780 m).

En algo menos de una hora y tras seguir una pista bastante cómoda, llegábamos al primer refugio del circuito. El paisaje a nuestro alrededor ya empieza a impresionarnos. Y el día acompañaba, sol y buena temperatura…

P7110005

Llegada al Refugio D’Estany Llong, recogemos el forfait y comienza nuestra aventura!!!

10:30 -Refugio de Estany Llong (1.980 m) -11:00.

Tras recoger los equipos que nos regalan (muy buen mapa, aceptables gorra y sábana-saco y lamentable toalla), le ponemos el primer sello al forfait y el personal del refugio nos indica qué camino debemos tomar hacia el collado Dellui. Conocemos a un trío de vascos ¡cómo les gusta la montaña a los nacidos allí!, con el que coincidiremos un par de días (en adelante, “vascos1”). Tras unas pequeñas dudas sobre el valle en el que se encontraría el paso, subimos y subimos bordeando un macizo rocoso entre pinares y rododendros. Guille aprovecha cualquier momento para hacer fotografías a la flora autóctona (no podía ser menos jijiji). Dejamos a nuestra derecha los primeros lagos del recorrido (cuánta cantidad de agua llegamos a ver…), atravesamos nuestro primer canchal (todos los días tendríamos dos o tres pedreros en el camino, para sufrimiento de Guille). En algo más de dos horas llegamos al collado. Su parte final se hizo bastante dura con muchas “zetas”.

P7110009Ascendiendo hacia el collado Delluí, atravesando bosques de pino negro (Pinus unccinata) y sotobosque de azaleas (Rododendron ferrugineum)

P7110013¡Que verde era mi valle…de Planell de Aigüertortes!

P7110015Al fondo a la izquierda ya atisbamos la collada, pasamos por una zona de canchales rodeando dos preciosas lagunas o estanyets Dellui y finalmente la laguna ol estany Dellui.

Coronando la collada Dellui

Coronando la collada Dellui

13:00 -Collada Dellui (2.577 m)

Desde el refugio habíamos salvado casi 600 m de cota y, aunque en ese momento no lo sabíamos, sería uno de los pasos con más desnivel de subida en todo el recorrido. Paramos media hora a comer parte de las provisiones que llevábamos. Todos nos esforzábamos en ofrecer nuestros manjares a los demás, con la malsana intención de ir “soltando lastre”. Charlamos unos momentos con los “vascos1”, que llevaban un ritmo bastante alto y habían alcanzado el collado un rato antes. Nos hicimos la foto de rigor con la bandera de Asturias y algunas fotos más, ya que las vistas eran grandiosas, con los estanys de Dellui y el valle glaciar que acabábamos de dejar atrás y los estanys de Cubieso y Tort que nos esperaban hacia el sureste. El inicio de la bajada del collado fue bastante duro, con una pendiente pronunciada para salvar unos 200 m de desnivel. Luego se tranformó en un bonito sendero más o menos llano que bordearía los dos lagos mencionados más el de Mariolo, que no se veía desde el collado. El calor apretaba…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Estany de Cubieso

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Matorráles subalpinos de azalea, Rhododendron ferrugineum se anteponen al Cubieso en una ídilica estampa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En los pastizales no es extraño encontrarnos con la genciana azul, Gentiana pneumonanthe.

Tras despistarnos y tener que retroceder unos metros en el estany Tort, llegamos a uno de los puntos del recorrido donde es más facil perderse, ya que el camino se bifurca y la intuición (y el cansancio) suele hacer a los montañeros tomar la decisión errónea de coger el camino que desciende hasta el refugio del estany Gento. Aquí nos dimos cuenta del vértigo que tiene Jose al atravesar las presas que cierran algunos lagos. En este momento se inició una discusión interminable para ver si los lagos eran lagos o presas y si Somiedo era más bonito que Aigëstortes o viceversa… a Guille le pueden los colores. Al final tomamos el camino correcto y conocimos a los “vascos2” dos chicas y un chico muy majetes que tenían alguna duda sobre el camino a tomar. Desde ahí fuimos juntos hasta el refugio de Colomina, viendo a lo lejos el otro refugio que da lugar al error comentado. Encontramos un punto de cobertura telefónica, el cual aprovechamos para mandar algún SMS y llamar a la familia y, tras un pequeño repecho final, llegamos al refugio.

16:30 -Refugio de Colomina (2.395 m).

Tras efectuar los trámites de entrada, dejamos las mochilas, botas y bastones en la zona habilitada para ello y nos tomamos unas cervecitas con limón (qué ricas están a 2.400 m de altura y aislados del mundo). Luego nos duchamos con agua caliente, cenamos a las 7 de la tarde (todos los días se cenaba a esa hora) sopa con pasta, ensalada, carne guisada y natillas, vimos un poco el plan para el día siguiente, charlamos animadamente con los vascos1, vascos2 (una de las chicas tenía ampollas en el pie y se había hecho la parte final de la etapa en chanclas…) y tratamos de asesorarnos sobre las alternativas que tendríamos la siguiente jornada. A eso de las 21:30, a dormir.

2ª etapa: Refugio de Colomina-Refugio de Josep María Blanc-Refugio de Mallafré. 12 de Julio de 2009

P7120042

Amanecer en el refugio y estany de Colomina.

7:30 -Refugio de Colomina (2.395 m).

Tras una noche relativamente tranquila, nos despertó el abogado sobre las 6:15, sacamos las mochilas fuera y lo dejamos todo preparado. Desayunamos a las 7 (el peor desayuno del circuito, ¿colacao sin leche?), fotografiamos el amanecer entre montañas y nos pusimos en marcha. La temperatura era fresca pero el día estaba completamente soleado. Rodeamos los estanys de Colomina (la imagen con el refugio visto desde el otro lado del lago con la luz del sol lateral era merecedora de unas fotos), y de Mar. Nos enfrentábamos ya a la primera dificultad de un día muy largo, el Paso del Oso. Se trata de una corta pero dura subida de poco más de 100 metros de desnivel que termina en un angosto paso entre dos peñas. ¿El acceso a Mordor?, pues no, lo que alcanzamos fue el estany de Saburó, el único de toda la travesía que estaba casi seco. Lo rodeamos por un interminable pedrero que nos hizo perder el camino y al final del cual llegamos a la collada de Saburó. Durante la subida nos adelantaron los vascos1, que seguían “a su ritmo”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vista atrás tras coronar la collada de Saburó, con parte del estany de Colomina al fondo, por encima aparece la Serra Tancada.

Coronando la collada de Saburó

Coronando la collada de Saburó

9:30 -Collada de Saburó (2.667 m).

Paramos unos minutos a beber agua y sacar las fotos de rigor (el estany Cap de Port es una chulada para los sentidos y lo teníamos justo delante, unos 150 metros más abajo). Rodeamos ese lago y algunos más pequeños y llegamos a otra de las encrucijadas que suelen liar al senderista. Cuatro caminos y tres señales. Ber se adelantó y vio que uno de los caminos no llegaba a ningún sitio. José descubrió las marcas buenas y continuaron hacia el refugio de Josep Mª Blanc. Este tramo había que hacerlo de ida y vuelta para fichar en el refugio y se hizo bastante largo, ya que teníamos que descender unos 100 metros de cota por un camino sinuoso para volver a subirlo después. Lo que no sabíamos era cuánto iba a merecer la pena el recorrido. La visión desde lejos del lago con el refugio en una pequeña península, todo rodeado de picos y bosques de pinos, traslada a uno a las Montañas Rocosas canadienses en un paisaje que parece de película.

Estany del Cap de Port.

 Estany del Cap de Port desde la collada de Saburó.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Descendiendo de la collada de Saburó a su paso por el estany del Cap de Port.

P7120056

Llegando al Refugio de Josep María Blanc y los estanys de Trullo y Tort de Peguera. !Ber alucinando del ídílico paisaje!

11:30 -Refugio de Josep Mª Blanc (2.350 m) -12:15.

En este punto surgieron bastantes dudas sobre el camino a tomar. Llevábamos más de 4 horas de ruta y teníamos por delante más de la mitad de la etapa, con un puerto muy duro en el trayecto. Después de barajar las tres opciones (pista con túneles, Valleta Seca o Monestero), optamos por la más habitual (que también es una de las más duras) ascendiendo el puerto de Monestero. El descanso, la comida y los caramelos de Jose ayudaron a tomar esa decisión. En este momento nos despedimos de los vascos1, pues ellos hacían noche en este refugio. Allí les dejamos pegándose un bañito en el lago… rellenamos las botellas de agua y nos pusimos a desandar el tramo hasta el cruce de caminos, el cual alcanzamos a buen ritmo en apenas 45 minutos. En los pequeños lagos del entorno vimos a una par de grupos de personas con críos disfrutando de un día tranquilo en plena naturaleza.

En este punto se adelantó Ber y subió el collado de Monestero “a piñón”, tratando de recuperar los puntos del premio de la montaña que le sacaba Jose en los collados anteriores. La subida es espectacular, con un valle glaciar y una serie de lagos cristalinos (estanys de Peguera) que dejamos siempre a la izquierda. Tras atravesar el canchal de rigor (ánimo Guille), llegamos al circo glaciar de Peguera, donde se encuentra el collado, y lo mejor estaba aun por llegar…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ascendiendo al Monestero tras bordear por el pequeño pero precioso estany Gran de Peguera.

13:45 ­Collado de Monestero (2.715 m)

Habíamos subido en menos de hora y media desde el refugio y ahora merecería la pena descansar un rato y disfrutar de las grandiosas vistas que teníamos delante. Un inmenso valle se abría a nuestros pies en dirección norte y prometía, además de una bajada “divertida”, unas vistas de aúpa. Un grupo de alemanes venía en la otra dirección y comentamos con ellos un par de palabras sobre la ruta. Uno de ellos se dedicó a bajar y subir varias veces la parte final de la subida ayudando a sus compañeras con la mochila. Auf wiedersehen, Superman…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Coll de Monestero, bajada dirección al refugio de Mallafré

Coronando Monestero, ¡Jesús que aire!

Coronando Monestero, ¡Jesús que aire!

Celebrando en grupo coronando el collado de Monestero

Luchando con humor contra el aire en nuestra celebración de alcanzar el collado de Monestero.

Por esa misma zona empezamos la bajada que no defraudó, ya que se trataba de tierra y pequeñas piedras sueltas en las que solo teníamos que dejarnos llevar, derrapando y resbalando ayudándonos de los bastones. Jose volvió a demostrar su destreza en los descensos. Después se suavizó y esta parte final de la etapa se nos hizo interminable, eran casi 900 metros de desnivel desde el collado (con todo lo que llevábamos a las espaldas desde Colomina) que terminaron de machacar las rodillas. En mitad del descenso paramos a la sombra de un arbol a comer algo y acabar con las provisiones de agua, lo que hizo que el final de la etapa, por el fondo del valle pero en continuo descenso, se hiciera eterno (especialmente a Jose, que llegó con el semblante desencajado). Y fue una pena, porque el entorno era realmente bonito. En total, 10 horas de marcha hasta el refugio que suponía el final de etapa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Llegando aún todavía al estany de Monestero, ¡aun quedaba un buen trecho!, teníamos que alcanzar los pies de los picos Encantats, ¡ahí estaba Ber para recordárnoslo!, ¡que majo es el tipo este!

17:30 -Refugio de Mallafré (1.885 m)

En este pequeño refugio tuvimos una de las noches más agradables. Ambiente familiar, buena cena (lentejas, ensalada “Mallafré”, rollo de carne y una especie de flan), ducha caliente (aquí gratuita) y buena gente alrededor. Esta noche conocimos a los que serían nuestros compañeros de viaje de aquí en adelante, Josep y Antoni. Iniciaban Carros de Foc en este refugio y coincidíamos el resto de las noches con ellos. También conocimos a una pareja de vascos (vascos3) que estaban haciendo el recorrido en sentido contrario al nuestro y con los que más tarde nos volveríamos a cruzar. También charlamos con un padre y su hijo de unos 5-6 años que se habían acercado a pasar unos días a la montaña. Por último, estaba un pamplonica que había huido de los sanfermines y un grupo numeroso de maños que estaban haciendo un buen tramo de la GR-11 transpirenaica. Al anochecer se acercaron unos ciervos a unos metros del refugio (Guille aclararía, “son gamos, por sus cuernos con forma de palas los conocerás”).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Llegando al refugio de Mallafré a los pies de els Encantats y próximo al Estany de Sant Maurici.

3ª etapa: Refugio de Mallafré-Refugio de Amitges-Refugio de Saboredo-Refugio de Colomers. 13 de Julio de 2009

7:45-Refugio de Mallafré (1.885 m)

Otra noche tranquilita que terminó con nuestro amigo el abogado llamándonos a filas. Buen y abundante desayuno (acompañado de un tazón de colacao ¡¡con leche!!) y de nuevo en marcha hacia lo que debería ser un día de transición (largo, pero no muy duro sobre el papel)… no es bueno hacer tantas previsiones. Día de nuevo soleado y nada fresco para ser la hora que era. Nos dirigimos hacia el lago más famoso del Parque Nacional, el estany de S. Maurici. Guille y Jose estuvieron a punto de tirar hacia Espot. Excusa fácil: “la culpa, de las señales”. Llegamos al lago y vimos los imponentes picos Encantats y la no menos espectacular cascada de la Ratera (nada que envidiar a Ordesa). Jose se encontró con un “compañero” de aventuras africanas que también había subido el Kilimanjaro (por sus sombreros los conocerás) e intercambiaron charla y anécdotas. Alcanzamos a Josep y Antoni en el siguiente refugio, tras subir una pista con unas zetas interminables y una pendiente muy fuerte (500 m de desnivel entre los dos refugios).

Estany San Maurici y Les Encantats

Estany San Maurici y Les Encantats.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Refugio de Amitges.

9:45 -Refugio de Amitges (2.380 m) -10:15.

Edificio grande, casi un hotel, donde fichamos (el forfait ya iba cubriéndose de sellos…) y sacamos unas buenas fotos del entorno. A partir de aquí, la pista se transforma en sendero y seguimos los cinco hacia el siguiente collado, cuya subida es relativamente cómoda y se divide en dos partes separadas por un tramo más llano alrededor de un pequeño circo glaciar (con su correspondiente pedrero, cómo no). Tras el último repecho nos encontramos con una zona de prados bastante llana y unos pequeños lagos en los que aun hay hielo alrededor. Varios grupos de montañeros descansaban en esta zona, donde se cruzan varios senderos. ¡¡Desempolva la bandera, Willy!!.

Estany dels Barbs (a la derecha), Estany de la Munyidera (centro) y Estany Gran d'Amitges (a la izquierda)

En nuestra ascensión atravesamos estas tres preciosas lagunas: Estany dels Barbs (a la derecha), Estany de la Munyidera (centro) y Estany Gran d’Amitges (a la izquierda)

Estany de Port de Ratera

Y muy cerca del puerto pasamos por el Estany de Port de Ratera.

Puerto de La Ratera

Puerto de La Ratera

Port de Ratera

Port de Ratera

11:15 -Puerto de la Ratera (2.572 m).

Aquí hay una zona con cobertura y aprovechamos a llamar y mensajear a los allegados. Foto con la bandera (casi fallece la cámara de fotos de Ber) y descenso hasta el refugio de Saboredo. Antoni y Josep habían iniciado el camino desde el collado unos minutos antes. Jose baja ligero, a su ritmo, y Guille y Ber van por detrás, con unos minutos de retraso. Según Guille, este es un día para ir regulando fuerzas y Ber, que directamente pensaba que era un día “fácil”, pilló una pájara en la bajada que le hizo llegar al refugio con la lengua fuera y un dolor de cabeza importante. Técnicamente, el tramo no había sido nada dificil y por delante quedaba un buen trecho con un puerto bastante duro… mal presagio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Descendiendo del Pòrt de Ratera de Colomers a su paso por la zona de entrelagos del Circ de Saboredo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Llegada al refugio de Saboredo.

Recuperando fuerzas en Saboredo, junto al "oso polar"

Recuperando fuerzas en Saboredo junto al “oso polar” (jijiji)

12:30 -Refugio de Saboredo (2.310 m) -13:15.

Y para colmo, Ber intenta buscar una sombra para dejar la mochila y se encuentra a una mezcla entre San Bernardo y oso polar que por poco da buena cuenta del montañero (todo se quedó en un susto, el perro era tan grande como bueno). Unos caramelos-gominola, un ibuprofeno y un buen bocata de jamón con “pa amb tomaca” lo curan todo. Tras hablar un rato con los dos hippies que regentan el refugio y rellenar las botellas de agua, emprendemos la marcha los 5 juntos hacia el siguiente collado. Josep se destapa con una serie de chistes y un buen sentido del humor. Nos encontramos con otro pedrero para “disfrute” de Guille tras el cual se inicia la subida al último puerto de la jornada: Collado de Sendrosa. Un tramo relativamente cómodo aunque con bastante pendiente, dejamos atrás unos valles muy abiertos y una zona con pocos lagos (lo cual es una excepción en todo el recorrido). El calor apretaba, y estábamos a casi 2.500 m sobre el nivel del mar… en Madrid rozaban en ese momento los 40º.

Collado de Sendrosa

Nos aproximamos a alcanzar el collado de Sendrosa, ¡menuda sorpresa nos aguardaba al otro lado!.

Coronando Sendrosa

Coronando Sendrosa, ¡que felices retozando en la hierba!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¡Y que vistas desde el Còth deth Tuc Gran de Sendrosa!

14:30 -Collado de Sendrosa (2.451 m)

Delante de nuestros ojos se abrió otro paisaje grandioso con lo que creíamos que sería el refugio de Colomers junto a un lago y el corazón de los Pirineos al fondo. La bajada fue una de las más duras del circuito, con 300 m de desnivel y una pendiente muy pronunciada que nos obligaba a forzar las rodillas sobremanera. En mitad del descenso nos surgieron las dudas ya que teníamos la referencia visual del refugio a nuestra izquierda pero el sendero giraba a la derecha alejándose cada vez más de esa dirección. El mapa nos confirmó que íbamos por el buen camino, ya que la senda giraba 90º una vez llegaba al fondo del valle. Antoni seguía con sus sospechas al respecto… una vez abajo y con los cuerpos bastante machacados, nos dispusimos a afrontar el último tramo bastante llano y con ligeras subidas entre prados y bastante vegetación. Guille ya no estaba a estas alturas para muchas fotografías “botánicas”, a pesar de lo cual logró encontrar la “genciana de flores amarillas” (por sus endemismos los conocerás).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La bellísima genciana de los pirineos, Gentiana burseri subsp. burseri, es un endemismo pirenaico que crece sobre suelos graníticos.


P7130126

La endémica genciana de los pirineos, Gentiana burseri subsp. burseri, frecuentemente en los pastizales graníticos de los pirineos, suele encontrarse también asociado al matorral subalpino de azaleas (Rododendron ferrugineum).

Antigua bocamina próxima al Lac ClótoAntigua bocamina próxima al Lac Clòto

El camino aun nos deparaba una sorpresa muy agradable. Después de una curva escuchamos a Jose y Antoni dar una voz. Guille retrocede unos metros para ver qué pasa y lo que ocurre es que han visto un lago muy bonito. Ber y Josep habían continuado unos metros y habían llegado hasta el límite del lago (Cloto es el nombre del estanque), que parecía sacado de un cuento, con una cascada que desaguaba en un extremo del lago, rodeado de montes y árboles. Ber no se lo pensó dos veces y se fue al agua. Detrás se animaron Jose y Antoni. Josep y Guille no se mojaron, alegando la necesidad de dejar constancia gráfica del momento. Tras el reparador baño (el agua estaba realmente buena), media hora más de paseo tranquilo y llegada a la presa (y lo que parecía el refugio, que ya habíamos visto desde el collado). Un chico en el camino nos comentó que ese edificio era el refugio antiguo (cerrado en la actualidad) y que para las instalaciones en servicio deberíamos dar una pequeña vuelta…

P7130130

Lac Clòto de Baish

Arriba dos instantáneas del Lac Clòto de Baish, ¿Ber otro bañito?

P7130137

Sempervivum montanum una crasulácea típica de zonas pedregosas en la alta montaña.

Cuando llegamos a la presa sobre la que está el refugio antiguo nos dimos cuenta que la vuelta no era para tanto, unos 10 minutos más (lo cual no era poco para las 9 horas que llevábamos en ruta).

16:45 -Refugio de Colomers (2.135 m)

Este refugio es relativamente nuevo y las instalaciones están bastante bien. El trato es más frío y más que un refugio, parece un hotel. La ducha es de agua fría ¿fría?, más bien traida directamente de un glaciar. Así y todo nos pegamos una enjabonada (comparada, el agua del lago donde nos habíamos bañado un rato antes parecía el Caribe…), después mantuvimos una charla con los maños que hacían la GR-11. Eran 8 amigos que cada año dedicaban una semana a realizar esa travesía transpirenaica, algo que tenían pensado completar en 4 o 5 temporadas. Algunos tenían más nivel y realizaban ascensiones a los picos próximos a la ruta y otros “simplemente” se hacían los senderos marcados. Para cenar: lentejas, ensalada, trucha y fruta. Fotos al atardecer y a descansar… o eso creíamos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Llegada al estany y refugio de Colomers.

Cenando en Colomers

Cenando en Colomers, ¡muertos de fame, esas lentejas sabían a gloria bendita!

4ª etapa: Refugio de Colomers-Refugio de Restanca-Refugio de Ventosa I Calvell. 14 de Julio de 2009

8:00-Refugio de Colomers (2.135 m)

Esta noche fue de todo, menos tranquila. Un grupo de matrimonios españoles con ganas de cachondeo primero (Manolo, dame un beso), una especie de campeonato de respiraciones sonoras después, y un concierto privado de las grandes obras de Mozart (versión ronquidos) por parte de Guille durante toda la noche nos dejaron el cuerpo listo para uno de los días más temidos del circuito. El abogado nos despertó sobre las 6:45. Desayuno abundante (aunque ya echábamos de menos algo salado) y en marcha.Por primera vez, las previsiones auguraban lluvia para la tarde aunque a primera hora el cielo estaba completamente despejado. Nada más dejar el refugio cogimos la senda que, sin pérdida ninguna, nos llevaría hasta el puerto de Caldes. 450 metros de ascensión por un camino cómodo y a través de un valle espectacular, con numerosas cascadas y cruzando el río varias veces, todo iluminado por las primeras luces del día.

Ber se lanzó a buen ritmo hacia la cima y los demás, cada uno a su paso. Para comodidad de Guille, apenas hubo pedreros en esta parte del camino. Cuando ya parecía que habíamos alcanzado el collado, un falso llano y otro tramo de subida nos llevaría hasta el punto más alto de la jornada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Salida del refugio de Colomers.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Lac deth Port de Caldes.

9:15 -Puerto de Caldes (2.568 m)

Ber coincidió con Mario y Antonio, unos asturianos que conocimos la noche anterior y a los que volveríamos a ver… Las vistas desde aquí eran realmente impresionantes, a la derecha, el pico Montardo; justo enfrente, el macizo de los Besiberris (picos de más de 3.000 m); y al fondo se alcanzaba a divisar el conjunto Aneto-Maladeta. A nuestros pies se abría una pequeña vaguada con dos caminos bien definidos, el de la izquierda que iba directamente al refugio de Ventosa (donde pasaríamos la noche) y a la derecha, el de la Restanca, que tendríamos que tomar para descender a este refugio, sellar el forfait… y luego desandarlo de nuevo. A lo lejos se comienzan a adivinar nubes de evolución que parecen confirmar las previsiones meteorológicas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Montardo, visto desde el Port de Caldes

Nos disponemos a descender por el camino a la vaguada para subir al collado que se encuentra junto al Montardo.

10:15 -Collado de Crestada (2.475 m)

En este punto coincidimos con la parte “senderista” del grupo de maños que están en el GR-11. Los “alpinistas” habían salido antes para coronar el Montardo y algún pico más. Intercambiamos anécdotas, nos hicimos fotos de grupo e iniciamos juntos el largo descenso hacia el refugio de la Restanca. Este era uno de los tramos más temidos del circuito ya que teníamos que descender unos 500 m de desnivel para regresar al collado por el mismo camino. A esas alturas suponía un esfuerzo (físico y mental) muy alto. Si a esto le añadíamos que, según José, el tramo era muy pesado y estéticamente bastante feo, los ánimos no estaban muy altos. Además, el cielo se oscureció en unos pocos minutos, lo que no presagiaba nada bueno.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Estany de Monges próximo al Coll de Crestada.

Durante la primera parte del descenso (con muchos bloques de granito que sortear) comenzaron a caer unas gotas sueltas y, tras dejar atrás el precioso lago Cap de Port, se convirtió en el diluvio universal… hubo una pequeña revolución entre los 9 que éramos en ese momento: mochilas al suelo y todo el mundo con los gores y las fundas para las mochilas. A los tres minutos ya había escampado (nubes que vienen y van…), pero el camino se había vuelto peligroso. Hubo varios resbalones y alguna caida (sin importancia). Ya quedaba poco para el refugio y las precauciones eran extremas. Por otro lado, vimos que el lago anterior desaguaba en el de la Restanca a través de una serie de cascadas que hacían de ese último tramo uno de los de mayor belleza, lo que no coincidía con la descripción previa de José. Se nota que el anterior intento de realizar Carros de Foc por su parte no había llegado a buen término por un daño en su pie y que fue precisamente aquí donde lo había pasado peor. Se le disculpó, aunque se puso en duda su anterior intento de realizar el circuito … 😉

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Bajada del Coll de Crestada por el canchal granítico con el Estanth deth Cap deth Pòrt enfrente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A los pies del Estanth deth Cap deth Pòrt se desarrolla un rico y variado pastizal lleno de bellas flores en verano de entre las que destaca la bellísima flor de Lis, Lilium pyrenaicum

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Descendiendo al Refugio y Lac dera Restanca

12:00 -Refugio de la Restanca (2.010 m) -13:00.

Comimos unos bocadillos en las instalaciones que en su día habían servido para la construcción de la presa y que hoy constituyen uno de los refugios más visitados de esta zona. Nos despedimos del grupo de maños y ya con mejor tiempo volvimos sobre nuestros pasos hasta el collado de Crestada. La subida nos llevó una hora y media, algo menos de lo que marcaba el cartel indicativo. Media horita de fotos, descanso y charla animada e iniciamos el descenso hacia el refugio de Ventosa. Tras bordear y dejar atrás el lago de Monges, nos encontramos con un pequeño estanque que invitaba a otro baño y nosotros, ya expertos en la materia, no pudimos rechazar esa sugerente propuesta. En este caso solo se rajó Josep, con la ya manida excusa de la ocasión anterior.

Retorno a la Crestada desde La Restanca

Retorno a la Crestada desde la Restanca.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Otro bañito, esta vez si me apunté yo, ¡que sensaciónes, agua calentita junto al hielo en el borde de la laguna!

Con el cuerpo fresco y la mente animada (a pesar de que esta jornada asustaba sobre el papel, al final no había sido tan fiero el león…) nos dispusimos a alcanzar la meta del día. El tramo que nos faltaba era un descenso casi continuo con una serie de lagos que desaguaban unos en otros formando una estampa muy chula. En poco más de una hora alcanzamos el refugio, que estaba situado en un saliente sobre el estany Negre y con el imponente macizo de los Besiberris justo enfrente. Nos deshicimos de mochilas y botas, colgamos la ropa mojada y nos tomamos la cerveza de rigor.

P7140200

Llegada al refugio Ventosa I Calvell a los pies el Estany Negre

17:00 -Refugio de Ventosa (2.220 m)

Conocimos a Satrústegui (por sus parecidos los conocerás), un montañero experimentado que se hacía el recorrido en solo dos días con un colega. Así y todo, se había despistado y había vuelto a Ventosa mientras que el otro había ido a Colomers. En su curriculum algún “sietemil” y en el de su amigo, varios “ochomiles”. Lo suyo es otro rollo…

También conocimos a Mireia, una chica de Barcelona estaba haciendo la travesía de Carros ella sola (y en solo dos días y medio), como entrenamiento al Maratón del Aneto de agosto. Sin comentarios… Cena en grupo compuesta por sopa, ensalada de pasta y empanada de merluza (la ensalada y la empanada muy buenas). Una especie de flan y salida a tomar el aire. La tarde había sido más o menos soleada, pero un vistazo vespertino al cielo y de nuevo la inquietud… Desde el refugio se veía perfectamente el collado del Contraix, paso que tendríamos que hacer el día siguiente a 2.750 m y que supone la mayor dificultad de todo el circuito. Visto desde lejos, impresiona, parece un gigantesco muro infranqueable y casi vertical. Detrás del collado se adivinaban unas nubes cargadas de malos augurios. Charlamos sobre el tema con Mario y Antonio, y con Satrústegui… y como no íbamos a solucionar nada, a descansar. Ber se fue a abonar el campo previamente y los tres a una “suite” a más de tres metros de altura.

Tras una noche tormentosa (nada que ver esta vez con Guille, se trataba de truenos de verdad) no hizo falta esperar al abogado, los tres estábamos en pie antes de lo previsto y bastante desanimados, ya que podíamos ver como la niebla nos rodeaba por todos lados. Desayuno buffett bastante variado (por fin con algo salado) y muchas dudas alrededor. Antoni y Josep estaban relativamente animados, a pesar de que Josep había pasado toda la noche con el estómago “flojo” y apenas había dormido. Guille pasó del ánimo al desánimo en un rato. De los asturianos, Mario opinaba que había que intentarlo pero Antonio no lo compartía. Jose no lo veía claro y estaba más por la labor de coger un taxi y salir por la pista de acceso. Ber (bautizado como “el optimista” por Mireia) estaba con ganas y quería intentarlo, y la propia montañera de Barcelona (que tenía una etapa más larga por delante) ya estaba preparada para salir lo antes posible… vamos, una amalgama de opiniones de lo más heterogénea.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vista del Contraix desde el refugio Ventosa I Calvell.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Paso de Contraix.

5ª y última etapa: Refugio de Ventosa I Calvell-Refugio D’Estany Llong. 15 de Julio de 2009

7:45-Refugio de Ventosa (2.220 m) 

Hicimos una consulta al parte meteorológico con la gente del refugio y lo daban bastante malo para todo el día, pero con una “ventana” de buen tiempo en las horas centrales. Viendo esto, y que empezaba a soplar algo de viento del norte que comenzaba a mover la niebla, al final se tomó la decisión (a la postre acertada) de iniciar la ruta por el fondo del valle y, según llegáramos al comienzo del ascenso del Contraix, decidir si continuar o volver.

Mireia, Mario y Ber salieron delante con buen ritmo y mucha niebla alrededor. Por detrás, Jose, Guille, Antoni y Josep. Antonio fue el más prudente y se cogió un taxi para dar la vuelta por la pista del valle y esperarnos en el refugio de Llong. Justo en el momento en que se aproximaba el inicio de la subida, y como por arte de magia, el cielo se abrió y todos los jirones de nubes y niebla se disiparon en cuestión de minutos. El ánimo volvió al grupo y comenzamos a subir. Mireia y Mario por delante (ella tenía un etapón que hacer y él quería subir algún pico cercano) y el grupo de siempre, por detrás.

Por delante teníamos un ascenso infinito al collado que realmente sobrecogía al observarlo en su integridad desde abajo. Con fuerzas y ánimos renovados fuimos salvando canchales y cuestas, bordeando pequeños lagos y cascadas y ganando altura progresivamente. El paisaje que dejábamos a nuestros pies iba ganando en grandeza a cada paso… El último tramo de subida era un pedrero infinito con zonas de nieve que atravesar y unas pendientes cada vez más verticales que obligaban a realizar una trepada tras otra. Fue con diferencia la zona más técnica de toda la travesía y la tensión era más que palpable. “Desafío extremo” o “al filo de lo imposible” nos venían a la cabeza. Ber iba por delante (el premio de la montaña ya estaba claro a estas alturas) y a cada paso que daba, se desprendía alguna piedra que suponía un peligro para los demás. Mantuvimos cierta distancia entre unos y otros para evitar problemas y sustos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Coronando el paso de Contraix, atrás quedaba una espectacular vista  del Vall de Culieto y la Serra de Tumeneia  al fondo.

P1040775

Paso de Contraix (2.748 m.)

Si hay algo que sabe bien es la degustación de las victorias cuando estas se sufren y son muy trabajadas. Las discusiones de la mañana y las dificultades del camino hicieron que el momento fuera grande, muy grande. Esta vez sonó más fuerte que nunca la cantinela que se escuchaba en todos los collados “¡¡ Willy, desempolva la bandera !!”.

11:00 -Paso del Contraix (2.748 m)

Uno tras otro fuimos llegando al angosto collado que estaba suspendido en las alturas. Mérito especial el de Josep, que apenas había dormido y el estómago le había dejado literalmente machacado. Antoni y su “ostiaputa”, fotos, abrazos y disfrute del momento. Detrás, nieve, piedras y muy abajo y al fondo, un inmenso valle desde el refugio de Ventosa. Por delante, mucha nieve, el estany de Contraix y otro valle que desde aquí apenas se veía, oculto tras la prominencia donde estaba el lago.

P7150211

Descendiendo Contraix a su paso por el Estany de Contraix.

Iniciamos el descenso extremando las precauciones ya que el tramo inicial era muy aéreo. Después, un par de grandes neveros donde José disfrutó como un enano dejándose llevar, en una especie de esquí-patinaje. En este punto nos cruzamos con los vascos3, que habíamos conocido en Mallafré y estaban haciendo la travesía en el otro sentido. Parada para comer algo junto al lago del Contraix (Josep aprovechó también a hacer lo contrario) y vuelta a la marcha. Ber se adelantó y vio a una chica que le llamaba, estaba encima de un bloque de granito mirando un mapa. Se había desviado del camino (aquí los hitos se perdían y todo alrededor era un inmenso pedrero). El mapa dejaba claro que el camino cruzaba el arroyo por el que desaguaba el lago. El problema vino cuando la chica comentó que su marido estaba buscando un camino para el descenso justo por la zona que según el mapa tenía más desnivel. Ber se adelantó y vio al chico bastante más abajo, en una zona con paredes muy verticales y que se complicaba a cada paso.

Les dijo tanto a él como a ella que se quedaran donde estaban, que iría a buscar los hitos para retomar el camino. Volvió a subir (a ratos trepando) hasta la zona donde había visto los últimos hitos. Continuo hasta cruzar el arroyo y desde allí les avisó (mediante silbidos) para que retomaran el camino correcto. En este momento apareció el resto del grupo y Mario, que había subido al pico del Contraix. Mario se adelantó con la pareja de arriesgados y el resto del grupo continuamos el infinito descenso hasta el refugio de estany Llong, inicio y final de la travesía. El camino descendía en paralelo al arroyo-cascada, salvando mucho desnivel con continuas “zetas”. A la derecha se veía el camino por el que habían estado intentando bajar los dos “valientes” y era una inmensa pared vertical imposible de salvar.

P7150214

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Descenso al Planell de Aigüestortes

Descenso vertiginoso al Planell de Aigüestortes para alcanzar finalmente el refugio y estany Llong.

Tras una zona de prados (con mucho ganado), otra de cascadas y un tramo final de fuerte descenso entre pinos negros hasta la pista que conduciría al refugio, nos dimos cuenta que “rodillas” era una palabra que ya no tenía ningún significado. Habíamos descendido más de 900 m, además de lo que llevábamos a las espaldas. Una pequeña subida final de unos 100 m de desnivel hasta el refugio y..

¡¡¡ MISIÓN CUMPLIDA !!!.

14:45 -Refugio de Estany Llong (1.980 m) -16:00.

Última foto, abrazos, cánticos, cerveza, bocadillos y, tras sellar y completar el forfait, nuestro premio, esa pedazo de camiseta solo al alcance de unos pocos privilegiados. Nos despedimos de Mario y Antonio (muy arrepentido de no haber hecho la última etapa con el resto) y, sobre todo, de nuestros amigos Antoni y Josep, los cuales aun tenían tres etapas más para completar Carros de Foc (que por supuesto hicieron sin mayores problemas). Una hora de paseo hasta el minibús que nos llevaría a Boí, dulce despedida, coche y para casa con la satisfacción de haber completado un reto inolvidable.

Alegría desbordada, Carros de Foc 2009, finnishers!

Alegría desbordada. Llegada al Refugio D’Estany Llong, circuito completado, finnihers!!!!….66 km. … 9.200 m. de desnivel

P1040802

Nos ha molado….repetimos: Llegada al Refugio D’Estany Llong, circuito completado, finnihers!!!!….66 km. … 9.200 m. de desnivel

FORFAIT

Forfait, debidamente selladito, ¡siii…!

¡Gracias Ber, gracias José, unos días que jamas olvidaré!

Textos y algunas fotos cedidas por gentileza de: © Bernardo Delgado

Bibliografía:

CARROS DE FOC (2009). Travessa del Parc Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Mapa i guía excursionista. Ed. Alpina, SL. Granollers (Barcelona)

4 respuestas a Parque Nacional D’Aigüestortes y Estany de San Maurici

  1. We were more than happy to search out this internet-site.I desired to thanks with regards to your time with this excellent read!! I definitely enjoying each little it and I??ve you bookmarked view new facts you post.

  2. I located your blog using yahoo i must say, this is probably among the finest well composed articles We have welcomed in ages. We have bookmarked your blog post for additional posts.

  3. Boutique dijo:

    i learn i��m not ridiculous i am going to make it a point to look into some different posts immediately after i buy some caffeine within me, adios for right now

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s